La Ría de Muros y Noia, vacaciones en una Galicia sorprendente

Para los que quieren huir del calor sofocante que azota la mayor parte de España en verano. Para los que quieren playas de arena blanca y fina sin irse al Caribe y sin estar apretujados como en Benidorm. Para los que quieren alojarse con el monte a sus espaldas. Para los que quieren visitar patrimonio monumental en sus vacaciones. Para los que quieren comer el mejor marisco del país. Para ellos. Para todos en realidad. Para nosotros, puesto que ha sido un acierto la escapada veraniega en estos tiempos del Covid-19. Nuestras vacaciones en Galicia nos han permitido descubrir la Ría de Muros y Noia, una comarca gallega inesperada, hermosa y tranquila que todavía no ha sucumbido al turismo de masas. 

Texto y fotos: José Carlos Pozo

Playa en Esteiro

Playa principal del pueblo de Esteiro, de arena blanca y fina, en una mañana de agosto con la marea baja

Probablemente la más desconocida de las Rías Bajas, a años luz de la infraestructura hotelera de localidades costeras muy turísticas en Galicia como Sanseixo u O Grove, eclipsada por la monumentalidad de la cercana capital gallega, Santiago de Compostela, y alejada de las rutas del Camino de Santiago, en la provincia de La Coruña la ría de Muros y Noia pasa desapercibida cuando desde otras partes de España o del mundo nos planteamos recorrer Galicia. Craso error, porque la espectacularidad del paisaje de esta comarca de 400 km², perfilada por la desembocadura del río Tambre en su unión con el Océano Atlántico y conformada por cinco concellos o municipios -Noia, Outes, Muros, Lousame y Porto do Son-, es otra más de las muchas razones para pasar el verano en Galicia.
Esteiro, Galicia

Percebeiros en Esteiro rebuscando en la tierra cualquier molusco comestible cuando cae la marea

Utilizando como base la hermosa casa alquilada por unos amigos, a los pies de un monte en el pequeño pueblo de Esteiro, situado en mitad de esta comarca, las excursiones resultaron cercanas y cómodas para hacerlas con una bebé inquieta como la nuestra. Estos son algunos de los lugares que recomendamos en la Ría da Estela, como también es conocida la Ría de Muros y Noia.
Esteiro, Galicia

¿Quién no se relaja al atardecer con semejante vista de la bahía de Esteiro?

Casa en Esteiro

Casa alquilada por nuestros amigos a los pies del frondoso monte en el pueblo de Esteiro

5 razones para visitar la Ría de Muros y Noia

1. Esteiro, no solo carreras de autos sin motor

Si Esteiro es conocido en Galicia es por sus carrilanas. Probablemente no tengas ni idea de lo que son. Yo tampoco lo sabía hasta que vi la exposición en el Museo de las Carrilanas. Se trata de carreras de vehículos sin motor -los más tradicionales son de madera- que congregan a miles de personas para ver una auténtica competición de “coches locos” lanzándose cuesta abajo y a toda pastilla. Declaradas Fiesta de Interés de Galicia, las carrilanas de Esteiro son las más concurridas y famosas en esta región.
Museo de las Carrilanas en Esteiro

El Museo de las Carrilanas en Esteiro exhibe ejemplares más tradicionales (en madera) con otros prototipos modernos

Esteiro, Galicia

Vecinas del pueblo de Esteiro con el monte justo destrás de sus casas

Esteiro es una parroquia -en Galicia una parroquia es una entidad administrativa con una población menor al municipio- que cuenta con 1.000 habitantes y pertenece a la demarcación municipal de Muros. Aunque cuenta con algunas calitas resguardadas, la playa de Parameán es su principal arenal, en pleno centro urbano del pueblo, bordeada por un pequeño paseo marítimo. Por las mañanas cuando bajaba la marea, podíamos disfrutar de una playa amplia con una arena blanca y casi esponjosa. Por las tardes, sin embargo, se estrecha por la subida de la marea. Además, con el calor de esos días (en agosto 27 grados de media durante el día y 17 grados por las noches; temperaturas ideales a mi modo de ver), esta playa tenía mucha más afluencia y animación de personas de todas las edades.
Playa de Esteiro, Galicia

Calita a las afueras de Esteiro, en dirección a Outes

2. Mariscos y más mariscos

Almejas, bogavantes, centollas, camarones, cigalas, percebes, nécoras, mejillones, ostras, navajas, etc. El paraíso de los amantes de los mariscos. En el vecino pueblo de Outes hay dos viveros-depuradoras de mariscos que se dedican a la eliminación de los microorganismos y las toxinas que hay en estos animales marinos comestibles. Dentro de Mariscos Ramais pudimos ver cómo limpian y mantienen en unas condiciones óptimas el marisco que allí mismo compramos y que nuestro amigo y anfitrión Josele se encargó de preparar en las mariscadas caseras en el jardín con vistas a las aguas de Esteiro.
Vivero de mariscos en Galicia

Vivero de mariscos y depuradora de moluscos en Outes

3. Playa de Broña en Outes

La playa que más nos gustó para ir con niños es la de Broña. De fácil acceso por carretera asfaltada, pero aislada de los núcleos urbanos, es una playa pequeña de arena blanca a la que no le faltan los mínimos servicios, como su paseo marítimo, sus duchas, algunos restaurantes y, lo mejor de todo, una zona arbolada a modo de merendero justo antes de la playa, donde se puede comer cómodamente en los bancos de madera (ojalá más playas de la geografía española fueran así), echarse una siesta o corretear con los niños. Como pudimos comprobar, su ocupación turística es baja, por lo que pudimos gozar tranquilamente de unas vistas preciosas de las pequeñas lomas que circundan esta zona de la ría creando así la sensación de estar más bien en la orilla de un lago. 
Playa de Broña en Outes, Galicia

Rodeada de montes, la playa de Broña parece más un lago que una playa costera

Playa de Broña en Outes

Un plus de la playa de Broña es el merendero que hay bajo sombra arbórea

4. Noia, la más monumental de la ría

La localidad más poblada y con más patrimonio artístico de esta ría es Noia. A unos 40 km de Santiago de Compostela, no deberías descartarla durante tus vacaciones en Galicia. Deambular por su coqueto y bien conservado casco antiguo es como adentrarte en un enclave medieval de película. Las imponentes casas burguesas de anchos y poderosos muros de piedra, que remiten a épocas pasadas de prosperidad naviera y mercantil, jalonan el centro urbano de Noia, copado hoy día por terrazas y mesones para delicia de los turistas. La plaza de O Tapal es la más hermosa y el punto neurálgico del pueblo, porque allí también se ubica la iglesia de San Martiño, cuyo gran rosetón y su espectacular pórtico al estilo compostelano quedan en un segundo plano ante lo más llamativo. Se trata de una iglesia “manquita”, puesto que le falta el campanario de una de las dos torres.
Noia, Galicia

Mesones, tabernas, restaurantes y bares llenan de color y ambiente el centro histórico de Noia

Si visitas Noia en julio no te pierdas su célebre Feria Medieval, en la que sus vecinos se meten bien en el papel con sus disfraces y decoraciones de casas y puestos callejeros como si el municipio retrocediera más de 500 años en el tiempo.
Noia, Galicia

El casco antiguo de Noia invita a perderse por sus bien conservadas plazas y callejuelas de aspecto medieval

5. Muros, puerto pesquero y playas espectaculares

La otra localidad que le da nombre a la ría es Muros, una de las villas marineras más renombradas y bellas de Galicia. Nos maravilló lo bien conservado que está su trazado urbano, de aspecto noble y medieval, compuesto de placitas y callejuelas completamente de piedra que embocan inevitablemente hacia su magnífico puerto pesquero, en el que amarran los barcos que se dedican a la pesca del pulpo, la nécora y otros manjares del mar.
Plaza del Ayuntamiento de Muros

La plaza del Ayuntamiento de Muros, también denominada Curro da Praza, está frente al puerto pesquero

Puerto pesquero de Muros, Galicia

El puerto de Muros es principalmente un puerto pesquero, a cuyas espaldas se abre un paisaje de postal

Siendo verano, nos encontramos que las tabernas y restaurantes del paseo marítimo y de las plazas frente al puerto pesquero estaban llenas de turistas. Sin embargo, ganarás en tranquilidad y ahorro para tu bolsillo si te sientas a comer en alguna de sus callejuelas laterales. Fíjate en los letreros de las calles. Llevan nombres curiosos y poco usuales como rúa de la amargura, del sufrimiento o de la soledad. ¿Será humor negro gallego?
Calle de Muros, Galicia

Haciendo honor al nombre del pueblo, en las calles del centro de Muros predomina el uso de piedras

El otro gran atractivo de Muros son sus calitas y sus extensas playas de arena virgen. Echamos una magnífica mañana en la playa de San Francisco, a los pies del imponente monte Louro. Amplia, de arena fina y blanca, concurrida en agosto pero aun así con mucho espacio libre entre sombrilla y sombrilla, cuenta con todos los servicios necesarios como duchas, bares, socorristas… Es una playa de muy fácil acceso. Puedes aparcar el coche en los márgenes de la carretera y luego bajar una pequeña cuesta.
Playa de San Francisco, Muros

Playa de San Francisco de Muros con el Monte de Louro al fondo

Para futuras visitas a esta comarca sorprendente y diversa nos quedan pendientes algunas de las playas más salvajes de la ría de Muros, como la playa de Arena Maior, en puro estado virgen sin edificaciones, eso sí, más complicada para ir con bebés, ya que hay que caminar un buen rato por unas pasarelas de madera; y la playa de Carnota, la más larga de la región gallega.
Hórreo en Esteiro

Uno de los miles de hórreos que hay en Galicia para secar, curar y guardar el maíz y otros cereales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies