7 razones para enamorarse de Córdoba

Pin It

No es la ciudad andaluza con mayor número de habitantes. No tiene playas, ni tampoco aeropuerto internacional. Y en verano suele hacer un calor casi “infernal”. Nada de ello, sin embargo, debe ser un obstáculo para perderse uno de esos lugares mágicos de España donde aún pervive la magia mestiza de Al-Andalus, aquella época en la que moros, judíos y cristianos vivían en armonía y tolerancia. Perderse por sus callejuelas enrevesadas, adentrarse en el laberinto de columnas y arcos de la Mezquita, admirar la belleza cotidiana de sus patios… son razones más que suficientes para haber caído rendida bajo su hechizo. Por medio de 7 fotos os quiero transmitir que verdaderamente “Córdoba enamora”. 

Texto y fotos: Amaia Hodge

Patio de la Calle San Basilio de Córdoba

En el número 50 de la Calle San Basilio se sitúa uno de los patios cordobeses más visitados

Calle de las Cabezas de Córdoba

Lugares de leyendas medievales

1). Los patios

En la calle San Basilio, número 50, se encuentra el patio más famoso y fotografiado de Córdoba. Aunque ha recibido numerosos premios, la entrada es gratuita. Actualmente es propiedad de la Asociación de Amigos de los Patios, por lo que ya no entra en el concurso anual que se celebra cada año en mayo para elegir el patio mejor decorado de Córdoba.

 

2). La Calle de las Cabezas

Dice la leyenda que las cabezas de los siete infantes de Lara, muertos en Soria, fueron expuestas en los arcos de esta calleja cordobesa. De ahí su nombre. A la izquierda puedes ver la entrada a la calle de los Arquillos y la lápida conmemorativa. Según la tradición, de los siete arquillos de esta calleja pendieron las cabezas de los desgraciados y bizarros infantes de Lara, decapitados por las huestes del caudillo Almanzor en una trampa que les tendió don Ruy Velázquez, inducido por su pérfida esposa doña Lambra. Los siete infantes acudieron a Córdoba a liberar a su padre don Gustios González, cautivo del caudillo árabe, pero cayeron en una encerrona. El caballero castellano, pese a todo, tuvo amores con una hermana de Almanzor, de los cuales nació el noble Mudarra, que se encargaría años después de vengar la muerte de sus siete hermanastros.

 

Sinagoga de Córdoba

La sinagoga fue construida en 1315

3). El barrio de la Judería

Desde el punto de vista urbanístico, te sorprenderá que este núcleo céntrico de Córdoba haya mantenido el típico trazado islámico con dos calles transversales centrales y un laberinto de pequeñas calzadas que acaban, a veces, en típicos callejones sin salida. Este encantador barrio queda como testimonio del núcleo judío que existió ya en la época romana y visigoda y que llegó a ser un importante reducto intelectual en tiempos de Abderramán III.

En el número 20 de la calle Judíos, a unos metros de la plazuela de Tiberíades, se encuentra “una de las más históricas y atrayentes sinagogas del mundo entero”. Se  trata de la más auténtica de las tres sinagogas medievales que se conservan en España. Además, es la única sinagoga medieval que ha resistido el paso de los siglos en Andalucía.

 

El Alcázar es visitable a la caída de la noche

El Alcázar de los Reyes Cristianos

4). El Alcázar de los Reyes Cristianos

Este palacio-fortaleza se encuentra en la plaza ajardinada Campo Santo de los Mártires, desde donde divisarás su muralla y dos de sus torres. Dirígete a la Torre de los Leones y allí contemplarás unas excelentes vistas del interior del alcázar, de sus jardines y de los alrededores de los mismos. Es un excelente punto para ver panorámicas de Córdoba.

El rincón más destacado del edificio es el denominado Salón de los Mosaicos. A lo largo de la Historia se le ha dado múltiples usos, como Sede del Santo Oficio (Inquisición), o cárcel (en la primera mitad del siglo XIX). Finalmente, completa la visita con un agradable paseo por los bellos jardines del Alcázar de los Reyes Cristianos, en los que el agua y las fuentes se convierten en las grandes protagonistas por la noche en un espectáculo de luces y colores.

 

Columnas de la Mezquita de Córdoba

Columnas de la Mezquita de Córdoba

5). La Mezquita

Sin dudarlo un momento, a día de hoy, es la Mezquita el edificio más impresionante que he visitado. En su inmensa sala de columnas, a la vez que se contempla su belleza, hay que dejar pasar el tiempo e imaginarse el esplendor de este lugar hace 8 ó 9 siglos.

Es curiosa la mezcla de estilos arquitectónicos que hay en el interior de la Mezquita, debido a los espacios que se han ido añadiendo a lo largo de los años. Cualquier detalle de las capillas, paredes y vidrieras te dejará sin palabras.

 

6). La Calle de las Flores

Si miras con atención entre las dos paredes de esta hermosa calle cordobesa, divisarás el campanario de la Catedral de la Mezquita de Córdoba. Es un punto de vista diferente, insólito, fotográfico. Cuando te vas adentrando en la calle no te lo esperas. Piensas que es tan sólo una más de las tantas callejuelas decoradas con geranios que hay en Córdoba, pero justo cuando te das la vuelta te sorprende gratamente por sus vistas.

 

7). Las persianas de esparto

Como anécdota, me llamaron mucho la atención las curiosas persianas de las casas hechas a mano con materiales naturales. Típicas de lugares calurosos de España, como Andalucía y Extremadura, se encuentran instaladas en los balcones de muchos balcones y patios cordobeses. Son recias y sólidas, y al contrario de lo que puede parecer, su trama deja pasar la luz a la vez que protege del sol. Tienen el encanto de lo artesano y resultan muy decorativas, tanto en la parte exterior como por dentro.

Calle de las Flores de Córdoba

La Calle de las Flores es típicamente andaluza, con bellas casas encaladas de balcones llenos de flores

Persianas de esparto de Córdoba

Persianas de esparto de Córdoba

Debo reconocer que me he enamorado profundamente de Córdoba. Sus calles, sus balcones, sus monumentos me han dejado una huella profunda que es difícil olvidar. Seguro que volveré pronto a esta bonita ciudad andaluza.

 

 

Pin It

One Response to 7 razones para enamorarse de Córdoba

  1. La verdad es que Córdoba es preciosa y añadiría un motivo más, conocer los pueblos de la provincia, en especial Priego 😉
    Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies